Qué-tal-dormiste-anoche-1200x675.jpg

¿Qué son la Parasomnias?

Las parasomnias son alteraciones conductuales que ocurren durante el sueño, van desde hablar dormido, despertar brusco con confusión y habla incoherente, deambular o incluso realizar tareas más complejas como manejar, abrir puertas, etc.
Son bastante frecuentes en la infancia y disminuyen con la edad. Sin embargo, hasta el 2% de los adultos pueden presentarlo.

¿Cualquier conducta realizada durante el sueño es anormal?

No, hay dos fenómenos que suelen ser bastantes comunes y no implican un carácter patológico en la mayoría de los casos. Uno son las somniloquias que es hablar dormido y otro las sacudidas bruscas en miembros que ocurren cuando nos estamos quedando dormidos que se llaman sacudidas hípnicas.

¿Si vivo sólo como me doy cuenta que tengo parasomnia?

Generalmente se despiertan con lesiones que no se explican, o cuando se despiertan la habitación está revuelta o se despiertan en algún lugar diferente al que se acostaron.

¿Cuándo nos tenemos que preocupar?

Si los episodios ocurren más de 1-2 veces por noche.
Si durante el día hay somnolencia diurna, menor rendimiento escolar o laboral, déficit de atención, menor concentración o fallas de memoria.
Si aparecen de nuevo en una persona adulta.
Si los episodios producen una situación de peligro para sí mismos o terceros.
Si generan una consecuencia psicológica o médica adversa.
Si causan disrupción familiar o social significativa.

¿Qué debemos tener en cuenta al momento de consultar a un especialista?

La posibilidad de concurrir a la consulta con el acompañante de cama o algún familiar/conocido que haya presenciado el evento.
También puede ser muy útil llevar un video casero del episodio.
Tratar de identificar causas que lo puedan exacerbar o desencadenar (Ej., dormir poco el día anterior, estar en un lugar desconocido, fiebre, situación estresante, ronquidos, pausas respiratorias durante el sueño, fármacos, alcohol, despertar brusco anticipadamente, etc)
Pedir a los testigos que especifiquen en qué momento de la noche ocurre el episodio, cuánto dura, con qué frecuencia aparece, que tipo de movimientos o conductas realiza la persona, como se encuentra cuando lo despiertan del episodio (confusa-desorientada o perfectamente ubicada, recuerda el sueño con claridad o no).
Cuanto más detallado sea el evento, más fácil es llegar a un diagnóstico.

¿Qué hacer ante los episodios de parasomnia?

Es importante no intentar despertar a la persona durante el episodio para evitar la agitación y prolongación del evento.
Guiar suavemente hacia la cama para que se vuelva a dormir.
Evitar hablar al día siguiente de los eventos dado que esto puede generar ansiedad innecesaria.
Mantener un ambiente seguro tratando de sacar objetos punzantes de la habitación. Utilizar trabas de seguridad en ventanas, puertas y escaleras. Colocar un colchón cerca de la cama puede ser útil. También se pueden instalar alarmas o campanillas en las puertas para alertar a la familia cuando está ocurriendo el evento.

 

¿Te ha pasado alguna vez o conoces a alguien que haya tenido estos episodios?
¿Ha sido útil la información?


Diseño-sin-título-2-1200x675.jpg

Cada vez que respiramos, hablamos y pensamos se consumen nutrientes y energía.
Producto de este metabolismo generamos residuos de desecho que tienen que ser eliminados para poder continuar con el funcionamiento de nuestro organismo y alcanzar nuevamente la homeostasis o equilibrio interno.

¿Cómo funciona en nuestro organismo?

La mayoría de los tejidos cuentan con un sistema muy eficaz para realizar esta tarea de remoción de desechos llamado linfático. Este sistema está constituido por linfa, que es un líquido que baña a las células y remueve partículas, y las transporta al torrente sanguíneo.

¿En el CEREBRO funciona igual?


Diseño-sin-título-1-1200x675.jpg

El sueño es esencial para la biología humana, siendo imprescindible para múltiples funciones, como las del sistema inmunológico, endocrinológico y cardio-metabólico. Además, mejora las funciones cognitivas y permite ajustes en la conducta adaptativa y en el bienestar emocional.

Uno de los disturbios del sueño son los ronquidos, que alteran el descanso no sólo del roncador sino también del acompañante de cama.

¿Cuándo hay ronquidos?


V-JORNADA-DE-SUEÑO-2-1200x675.jpg

Hoy quisiéramos hablarles desde Generando Presente y Noctis sobre como transitar el aislamiento social y preventivo, brindando herramientas para lidiar con lo que acontezca momento a momento. 

La mente no puede procesar esta nueva realidad, no logramos aún decodificar y recalcular este nuevo escenario. Y este estado de INCERTIDUMBRE puede producir un aumento de ansiedad, inquietud, angustia y dificultades para descansar.

En tiempos normales, que no son estos, el descanso se inicia cuando la mente libera el cuerpo del control absoluto del exterior y deja paso a otra área del aparato psíquico para iniciar la fase de reseteo, relajación y sueño. Todo más o menos en orden afuera, lo pendiente se resolverá mañana y a dormir.

Pero en este escenario nada de eso sucede en muchos casos, porque nada está en orden, y esta habilidad natural se ve perturbada, y la incertidumbre que transitamos favorece a la rumiación mental y el aumento de ansiedad. 

¿Qué efectos tiene el insomnio en nosotros?


a-woman-sleeping-with-anti-snoring-chin-strap-PMVUNQB-1200x801.jpg

Recomendaciones para el uso del CPAP en tiempos de Coronavirus

¿Tengo mayor riesgo de enfermarme por el coronavirus si presento cuadro de apneas del sueño?

Aún no sabemos si padecer apneas del sueño aumenta el riesgo. Las últimas guías identifican a población de riesgo para presentar formas más graves de la enfermedad a adultos mayores de 60 años y personas con enfermedades crónicas como cardiopatías, diabetes, insuficiencia renal, enfermedad pulmonar, padecer o tomar algún medicamento que ocasione inmunosupresión.

¿Si tengo síntomas de infección por coronavirus debo continuar con mi tratamiento de CPAP?


Diseño-sin-título-2-1200x675.jpg

Las pulseras inteligentes, ¿Son útiles para mejorar nuestro sueño?

Con los avances tecnológicos, no es difícil imaginar un futuro con sensores que controlen permanentemente nuestra salud on-line. Ejemplos de ello podrían ser registros continuos de glucemia, ritmo cardíaco, tensión arterial, cambios hormonales, neurohumorales, etc.

Para registrar el sueño y las características del mismo, han aparecido diversos instrumentos que nos ayudan a saber cómo es nuestro descanso; si es de calidad y si dormimos las horas suficientes como para que el cuerpo se recupere. Existen, para ello, monitores del sueño de diferentes tipos, algunos se colocan en la muñeca simulando ser un reloj también conocidos como relojes inteligentes, otros constan de una banda de sensores para poner bajo el colchón e incluso hay aparatos para poner sobre la mesita junto a la cama que registran nuestra actividad durante el descanso.

¿Cuál es su utilidad?


Diseño-sin-título-1200x675.jpg

Hablemos de Insomnio

 

Para ello debemos  comprender la importancia del dormir bien, el ser humano invierte, por término medio, un tercio de su vida en dormir. Es una actividad necesaria, porque con ella se restablece el equilibrio físico y psicológico básico de las personas. La necesidad de sueño cambia, en cada individuo, de acuerdo a la edad, estado de salud, estado emocional y otros factores. El tiempo ideal de sueño es aquel que nos permita realizar las actividades diarias con normalidad.

 

¿Cuando hablamos de Insomnio?

 — Cuando los problemas de calidad y/o cantidad con el sueño, sobrepasan una intensidad que los hace intolerables. Se manifiestan como una dificultad para conciliar y/o mantener el sueño.

— Cuando hay dificultades en la capacidad de la persona para adaptarse a las consecuencias negativas que se derivan de esos problemas, provocando síntomas como:


3-1200x650.jpg

La prevalencia de la obesidad se ha ido incrementando en forma alarmante alcanzando proporciones epidémicas a nivel mundial. Según la OMS la obesidad se ha casi triplicado entre 1975 y 2016.

Los orígenes de la obesidad son multifactoriales, tradicionalmente se han identificado como sus principales causas a la actividad física reducida y a la dieta rica en grasas y carbohidratos. Sin embargo, otro factor que contribuye al desarrollo de obesidad es la alteración en la cantidad y/o calidad de sueño. Este último se pone en evidencia cuando se analizan estudios que demuestran que los niños que durmieron menos de lo necesario desde los 3 años tuvieron más probabilidad de padecer sobrepeso a los 7 años; en el caso de los adultos, los que durmieron menos de 5 horas al día presentaron aumento de peso en comparación con los que durmieron 7 horas o más. Otro ejemplo de incremento de peso se observó en trabajadores nocturnos.

Entonces nos preguntamos: ¿durmiendo más o menos podemos inducir el control de nuestro peso?, ¿adelgazar o engordar depende del número de horas de sueño? Describimos la relevancia del dormir como regulador de procesos endocrinos y metabólicos.


© 2019 COPYRIGHT Noctis.com.ar

× Escribinos