Diseño-sin-título-1200x675.jpg

Hablemos de Insomnio

 

Para ello debemos  comprender la importancia del dormir bien, el ser humano invierte, por término medio, un tercio de su vida en dormir. Es una actividad necesaria, porque con ella se restablece el equilibrio físico y psicológico básico de las personas. La necesidad de sueño cambia, en cada individuo, de acuerdo a la edad, estado de salud, estado emocional y otros factores. El tiempo ideal de sueño es aquel que nos permita realizar las actividades diarias con normalidad.

 

¿Cuando hablamos de Insomnio?

 — Cuando los problemas de calidad y/o cantidad con el sueño, sobrepasan una intensidad que los hace intolerables. Se manifiestan como una dificultad para conciliar y/o mantener el sueño.

— Cuando hay dificultades en la capacidad de la persona para adaptarse a las consecuencias negativas que se derivan de esos problemas, provocando síntomas como:


3-1200x650.jpg

La prevalencia de la obesidad se ha ido incrementando en forma alarmante alcanzando proporciones epidémicas a nivel mundial. Según la OMS la obesidad se ha casi triplicado entre 1975 y 2016.

Los orígenes de la obesidad son multifactoriales, tradicionalmente se han identificado como sus principales causas a la actividad física reducida y a la dieta rica en grasas y carbohidratos. Sin embargo, otro factor que contribuye al desarrollo de obesidad es la alteración en la cantidad y/o calidad de sueño. Este último se pone en evidencia cuando se analizan estudios que demuestran que los niños que durmieron menos de lo necesario desde los 3 años tuvieron más probabilidad de padecer sobrepeso a los 7 años; en el caso de los adultos, los que durmieron menos de 5 horas al día presentaron aumento de peso en comparación con los que durmieron 7 horas o más. Otro ejemplo de incremento de peso se observó en trabajadores nocturnos.

Entonces nos preguntamos: ¿durmiendo más o menos podemos inducir el control de nuestro peso?, ¿adelgazar o engordar depende del número de horas de sueño? Describimos la relevancia del dormir como regulador de procesos endocrinos y metabólicos.


Diseño-sin-título-1200x650.jpg

Las diferencias entre hombres y mujeres van más allá de las condiciones físicas o las cargas sociales, pues todas ellas influyen en el descanso, elemento fundamental en nuestra calidad de vida. Se ha demostrado que las mujeres duermen menos horas que los hombres. Teniendo en cuenta que la falta de sueño es la principal causa de la falta de concentración, errores laborales, el aumento de enfermedades o incluso de peso, conocer las causas puede servirnos para mitigar esta situación.

Durante la vida de la mujer ocurren cambios asociados con las variaciones hormonales, fundamentalmente estrógenos y progestágenos, que determinan un patrón cíclico asociado a la menstruación, aumento durante el embarazo retornando después del parto y disminuyendo en la perimenopausia y menopausia. El sueño puede estar influenciado por estos cambios del ciclo de la mujer.

Comparando con los hombres, las mujeres tienen mayores quejas de sueño insuficiente o no restaurador y reportan mayor necesidad de horas de sueño.


2-1200x675.jpg

PARÁLISIS DEL SUEÑO

¿Alguna vez sentiste que tu cuerpo no despertaba? ¿O que lo observabas desde afuera? ¿O que no respondía a lo que le manifestabas?

Esta sensación de encontrarte encerrada en él; sin poder moverte, sentir angustia, ansiedad hasta miedo es una patología conocida como parálisis del sueño, es una incapacidad transitoria para realizar movimientos voluntarios durante un período de transición entre el estado de sueño y vigilia. Estos episodios tienen corta duración y pueden ocurrir cuando la persona está por quedarse dormida o antes de despertarse. Si bien la conciencia está preservada, no puedes moverte ni hablar.

A continuación te contamos un poco más sobre este trastorno del sueño, más común de lo que uno cree, que hoy ha tenido mayor relevancia por su repercusión en los medios y las redes sociales.

 


SLIDER_DOS_PC-2-1200x675.jpg

El 16 de Mayo de 2019 se realizó la IV Jornada de Sueño en La Plata. El evento estuvo a cargo del Servicio de Neurología del Hospital San Martín de dicha ciudad.

En cada evento se buscó difundir información sobre trastornos de sueño para que los profesionales médicos cuenten con herramientas para ayudar a sus pacientes ante esta problemática.

Dormir bien como la actividad física y la alimentación saludable, es fundamental para nuestra calidad de vida.

  • Los trastornos de sueño son frecuentes en la población general.
  • Entre un 8-18% de la población dice estar insatisfecho con la calidad y/o cantidad de sueño
  • La prevalencia de sueño insuficiente es alrededor del 20%, por presiones laborales y estrés psicosocial.

Es por ello que, en esta cuarta edición, se quiso poner el enfoque en la Prevención de los trastornos de sueño.

 


young-man-using-a-smartphone-in-his-bed-at-night-P88RXTS-e1558963204202-1200x801.jpg

INSOMNIO: ¿Qué me impide dormir bien?

Es la hora de acostarse, se siente cansado, el cuerpo le pesa y los párpados se le cierran pero a la hora de dormir le aqueja el mismo problema diariamente: el insomnio. Esta patología no tiene una única causa y es muy frecuente en la población general. Se estima que un 10 a 15% de las personas padecen de insomnio crónico y un 35% ha sufrido un insomnio ocasional o transitorio en situaciones estresantes y, a pesar de ser un problema común, poca gente visita a su médico.

El sueño es fundamental para la restitución corporal como la conservación de energía, termorregulación y recuperación tisular y además interviene en la cognición y humor. A medida que el cerebro pasa por las distintas etapas del sueño, ocurren alteraciones neuroquímicas y distintos grados de activación/reducción de la actividad cerebral.


woman-enjoying-sunny-morning-PFDDLYK-e1558963234662-1200x801.jpg

Algunas recomendaciones para descansar bien por las noches:

 

1. Procure mantener horarios regulares para acostarse y levantarse por la mañana.

2. Evitar café, mate y te o cualquier estimulante 4 horas antes de acostarse.

3. Mantenga la tranquilidad del lugar donde duerme, evite utilizarlo para otras
actividades como estudiar, mirar TV, jugar con videos, etc.

4. Establezca una rutina placentera antes de acostarse. Un baño tibio le ayudará a
relajarse; también leer o escuchar música relajante.

5. Cena liviana, espere un mínimo de dos horas después de cenar, antes de acostarse.

6. Realizar ejercicio con regularidad ayuda, pero es recomendable practicar al menos 4
horas antes de acostarse.

7. Evitar tabaco.

8. Evitar las bebidas alcohólicas antes de acostarse.

9. Evitar la cafeína, especialmente por la tarde y noche.

10. Si no puede dormir y pasan más de 30 minutos es recomendable levantarse y
realizar alguna actividad manual (ej. Pintar mandalas).

11. La siesta es beneficiosa, siempre y cuando no dure más de 20-30 minutos. Una
siesta más prolongada afectará el sueño nocturno.

12. Evite tomar pastillas para dormir, a largo plazo producen acostumbramiento y
pueden generarle dependencia. En caso de ser necesario es importante usarla bajo
supervisación de un profesional.

13. Exposición al sol a la mañana sincroniza nuestro reloj biológico y nos ayuda a
dormir.

14. Dormir una cantidad de horas suficientes (la mayoría necesita 7-8 hs)

 

Consultar si a pesar de seguir estas sugerencias, no logra dormir y su
funcionamiento diurno se ve alterado por ello, consulte con el especialista.


AdobeStock_122626862-2-e1558963130356-1200x800.jpeg

¿Qué son las Apneas del sueño?

En los últimos años es notable la importancia que ha adquirido el estudio de las patologías respiratorias del sueño, dado que constituyen un factor de riesgo vascular para el desarrollo de la hipertensión arterial, enfermedad cerebrovascular (ACV) y cardiovascular

Dentro de las patologías respiratorias del sueño se encuentran las apneas del sueño, que ocurren exclusivamente cuando dormimos, son obstrucciones repetidas de la vía aérea que llevan a una interrupción de la entrada de aire a los pulmones, con la consecuente bajada de oxígeno en sangre y despertares o microdespertares nocturnos. Estas alteraciones repetitivas se asocian a la activación de diferentes mecanismos neurales, humorales, trombóticos, metabólicos e inflamatorios, los cuales están implicados en la fisiopatología de la enfermedad cerebro y cardiovascular.


© 2019 COPYRIGHT Noctis.com.ar