Es un estudio útil para objetivar la somnolencia diurna y permite realizar el diagnóstico de patologías como la narcolepsia. Se basa en realizar cinco siestas de 20 minutos cada 2 horas aproximadamente durante el día. Solamente se registra actividad cerebral y ocular y tono muscular de mentón para poder determinar las etapas de sueño.